Cazadora de ondas

CAZADORA DE ONDAS

Todos los días son buenos para cazar, pero ella prefiere salir los días fríos de enero, donde los campos parecen más estáticos. Lo primero que hace al levantarse es mirarse al espejo, dispone su rifle contra su reflejo y se asegura estar libre de interferencias.

Alejandra estaba convencida que aquella mañana seria especial, la temperatura ambiente era de 3º C, lo que pronosticaba una buena recepción.

cazando ondas_cop copia

Cogió su jaula, grabadora, receptor, rifle y salió de caza. No le hizo falta irse lejos, el jardín y alrededores de su casa eran suficientes. Andaba sigilosa cartografiando el lugar, la intensidad de las frecuencias le iba revelando los lugares de mayor concentración de ondas, se topó con algún grupo de sísmicas, muchas VLF y hasta una VHF.

dos

Pero estaba buscando algo más y todo apuntaba alto, al cielo. Así que subió hasta la azotea de la casa y su alegría y sorpresa fue encontrar que los cantos que escuchaba sonaban con fuerza, con cierta reverberación como si salieran de una caverna.

buitre copia2

Dio no solo con la onda más grande sino con un reclamo mucho mejor que el suyo, era una RF enorme.
Se trataba de una onda posada como un buitre que le miraba diciendo: _¡carne fresca! Se encontraba en lo alto de la antena parabólica y tras un juego de miradas, Alejandra alzó su rifle y disparó. Los silbidos llegaron a sus tímpanos hasta producir un cortocircuito sonoro y todo quedó en una sutil frecuencia que se desvaneció hasta el silencio más desconcertante.

Alejandra Bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s